CLAUSURA 2011

CLAUSURA 2011

Tras un subcampeonato histórico en el Apertura, el Fortín debía revalidar su performance en el Clausura. El comienzo no había sido el esperado, y muchos dábamos por finalizado el ciclo de Gareca. Claro, queríamos que se vaya con la cabeza en alto. Y aquí se nota como nos mal acostumbró el Tigre, a quien no le tuvimos ni un poquito de paciencia… ¡Iban tres fechas recien!

Sin embargo, las victorias consecutivas ante Boca, River y San Lorenzo fueron el envión total hacia ese campeonato que se jugaba en paralelo a la Copa Libertadores. A diferencia de años anteriores, Vélez no eligió entre uno y otro: fue a por los dos frentes. La aparición de jugadores como Augusto Fernández, Ricky Álvarez, el Mago Ramírez y Héctor Canteros fueron claves para que en determinados sectores del campo haya recambio. Así fue como el Fortín se clavó en la punta del campeonato ya en la mitad de este. Solamente cuatro equipos pudieron derrotarlo: All Boys, Quilmes, Tigre y Lanús, que finalizó 2° y casi logra ser el verdugo.

La eliminación ante Peñarol -por Copa Libertadores-  fue un golpe duro para todos los fortineros. Esa Libertadores era nuestra. Y no solo lo sabíamos nosotros, sino todos. Hasta el DT del Santos confesó que se preparaba para enfrentar al Fortín en la final. Lastimosamente, el Clausura 2011 quedó como un torneo histórico pero con sabor a premio consuelo ya que el recuerdo será siempre esa semifinal y ese maldito resbalón.  

Vélez venció a Godoy Cruz y la próxima fecha tenía que ir a Parque Patricios para enfrentar a Huracán a puertas cerradas y en el primer turno. El 2 a 0 en el Ducó dejaba al conjunto de Gareca a la espera del resultado entre Lanús y Argentinos Juniors que jugaban por la noche. Nicolás Blandi marcó el único tanto de ese partido e hizo que sea de los goles que más grité en mi vida. Claro, era el gol del campeonato y así lo fue. Una vez finalizado el partido en La Fortaleza, nos fuimos todos a la sede para festejar una nueva estrella, un nuevo título. Después la historia es conocida y el recuerdo imborrable: aquella noche llena de anécdotas, lágrimas y sonrisas que nos dejó la victoria ante Racing en la noche de los cabellos rubios.

Marcelo Barovero, arquero de ese equipo en entrevista con Vélez Magazine dejó una frase que me quedó guardada para siempre. “Quiero que me recuerden como el arquero de ese equipo que se animó a todo”. Y si, no quedan dudas.

 

 

 

 

 

 

 

Ramiro Boz

@ramiroboz