Categoría: Anécdotas Velezanas

UNA HISTORIA QUE CRECE CON EL TIEMPO

UNA HISTORIA QUE CRECE CON EL TIEMPO

Es cierto que no se puede vivir del recuerdo, pero también es cierto que hay hechos que no serán olvidados jamás y que el paso del tiempo los hace más grandes.
Hay un pequeño grupo de equipos que tienen la suerte de recordar una final Intercontinental (o mundial de clubes) y menos son los que los que tienen un grato recuerdo de ese partido. Quienes somos parte de Vélez Sarsfield tenemos esa suerte, rememorar ese 1° de diciembre de 1994 y sentir escalofríos, emoción, orgullo. Y más aún cuando algún protagonista de ese partido hace referencia a lo vivido en aquella noche japonesa en la que un grupo de once Hombres muy poco conocidos a nivel mundial doblegaron a las leyendas vivientes del multi poderoso y multi campeón Milan.
Cuánto más grande es el orgullo si quien recuerda esa jornada es el propio entrenador italiano, Fabio Capello. En una reciente entrevista realizada por TuttoSport en la cual repasan todos los títulos obtenidos por el técnico (entre los que están el tricampeonato italiano del ’91 al ’94 y por supuesto la Champions League de 1994), Capello también tuvo un momento para un recuerdo doloroso, al que catalogó como “su mayor arrepentimiento” y fue “La derrota en la Copa Intercontinental de 1994 en Tokio, contra los argentinos de Vélez.”
Estas declaraciones se suman a las realizadas por Costacurta, central en aquella final, años atrás en las que recordaba el encuentro entre Milan y el Fortín como “la mayor decepción de su carrera.” Para poner en contexto, Costacurta fue parte de la selección italiana que perdió la final del mundial de 1994.
Somos un puñado los que podemos contar una historia como la ocurrida en Tokio. No es algo que ocurra habitualmente. Por eso no podemos dejar de recordar y celebrar lo que vivimos esa madrugada. Y mucho menos, podemos dejar de sentir orgullo e inflar el pecho cuando son los rivales quienes nos recuerdan.

Alejandro Germino

@alegermino

ale@somosvelez.com.ar

EL DIA QUE APAGARON LA LUZ

EL DIA QUE APAGARON LA LUZ

A pocas fechas de inicio del Torneo de Segunda División del año 1942 Vélez recibía a Temperley en la cancha de Chacarita dentro de la manzana comprendida por las calles Humboldt, Padilla, Murillo y Fitz Roy en el barrio porteño de Villa Crespo, al lado de la cancha de Atlanta, donde tuvo su estadio hasta el año 1944. Cabe destacar el gesto de la gente de Chacarita que, al habernos quedado sin estadio en su momento, nos prestó su estadio para hacer las veces de local aunque fuera en pocas ocasiones dado que, por cuestiones de transporte para el público velezano, convenía jugar de local en la cancha de Ferro aun pagando un canon por su uso.

Era la Fecha 4, disputada el día 02 de mayo de 1942, y con el resultado 2 a 0 a nuestro favor con los goles convertidos por Armando Adam. Cuando, debido a un desperfecto en la iluminación debió suspenderse el encuentro. ¿El motivo? La caída de un tramo de la instalación eléctrica del estadio a raíz de una travesura de uno de los niños que habían concurrido al Estadio del Funebrero ese día, y es que el chico había aflojado todos los tensores de ese sector que se encargaban de sujetar el cableado con lo cual este se cayó interrumpiendo el encuentro el cual debió ser suspendido a instancias del árbitro Molinari.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta es uno más de los tantos partidos anecdóticos en la vasta historia del Fortín como por ejemplo el desempate ante River por Copa Libertadores, el día que ante Huracán fueron expulsados y detenidos los 22 jugadores, el primer partido nocturno en el país, etc, etc…

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

ES EL FAMOSO JOSE LUIS CHILAVERT

ES EL FAMOSO JOSE LUIS CHILAVERT

Un día como hoy se cumplen 21 años de aquella tarde noche en la que el Chila se encargaba de escribir una de sus tantas paginas exitosas en la historia del Fortín (no por nada ocupa el Olimpo de los tres máximos ídolos junto con Carlitos y Don Pepe).

Esa tarde de día del padre yo tenía tan solo 8 años y recuerdo haber pasado el día en la casa de mi abuelo que ya estaba muy enfermo y la familia entera decidió homenajearlo en su último día del padre lamentablemente. Me acuerdo de estar arrodillado, pegado al parlante de la radio y comenzar a escuchar el relato por alguna AM que la señal me haya permitido escuchar con mis primos bosteros revoloteando por ahí.

Entonces llegó el momento de empezar a sufrir, Castrili dio el inicio y los equipos se prestaban la pelota constantemente los unos a los otros. Ninguno de los dos llegaba con peligro pero la agarra el Diego en la mitad de cancha y encara hacia el arrea, intenta un pase a Caniggia que no logra conectar, la pelota le queda a Verón y remata, travesaño!!! pero el Cani anticipa a la defensa y de cabeza pone el 1 a 0 a favor de Boca.

No fue hasta los 20’ que logramos empatar el partido de la mano del Beto Camps en una jugada similar a la del gol de Boca, remate del Rifle, travesaño y GOOOOOOOOOL del Beto cobrado a instancias del línea que salió disparado hacia la mitad de cancha y pese a las protestas del rival Castrili convalidó certeramente. A los minutos un cabezazo de Herrera desviado y una apilada  del Turu que recibió de Christian Bassedas e hizo pasar a dos defensores de Boca y remató al palo izquierdo de Navarro Montoya quien solo pudo atinar a ver, algo que repetiría a lo largo del encuentro, como la pelota se iba muy cerca de su arco.

Hasta que a los 40’ se viene el momento de exaltación total… Previo a la infracción cobrada sobre Pandolfi, Jose Luis remató desde su área en lo que fue un pase al Rifle quien fue cargado por MacAllister y Castrili, en lo que bien podría haber sido penal, cobró tiro libre al lado del área grande, protestas de Maradona quien recibió la primera amarilla. El Chila, con una pegada magistral, hizo estrellar la pelota contra el palo izquierdo del arquero de Boca y la pelota recorrió la línea entrando casi contra el palo derecho. GOOOOOOOOOOOOOOL y todas las gargantas picando de placer, ese picor que genera gritar un gol y mas cuando sabes que fue un golazo, que fue algo de otro mundo. Devolver las cargadas recibidas hacía minutos cuando el partido estaba en favor del rival y disfrutar de las caras largas de todos esos bosteros asquerosos que me rodeaban. CHILAVERT, CHILAVERT, CHILAVERT!!! Era el grito que bajaba de las tribunas y yo me sumaba desde el living de la casa de mi abuelo en la calle Villegas en Caseros (escribo esto y las lágrimas del recuerdo de mi abuelo y del Chila haciéndonos felices quieren asomar).

Un nuevo centro llovido al área, una nueva carga por parte de MacAllister y ahora si! PENAL PARA VELEZ!!!!! Todos sabemos que eso implicaba ver a la bestia empezar a salir de su cueva, veíamos ese Bulldog empezando la carrera hacia el área rival dispuesto a romper redes y arqueros rivales. Y asi fue, tiro cruzado al palo izquierdo del Mono que no llegó a conectar con la pelota y GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL DE CHILAVEEEEEERRRRRRRRT gritaba el relator… La fiesta para mí era total, el Chila hacía dos goles, le ganábamos a Boca, eramos punteros y me sacaba la bronca de las cargadas previas…

Terminó el primer tiempo y entre protestas se va expulsado Diego Maradona. 3 a 1 y a los vestuarios señores.

Dos jugadores de mas y el equipo se paseaba por la cancha, de aquí en más solo hubo un equipo en la cancha y gracias al Chila y sus laderos pudimos festejar, ese partido se completó con goles de Gamboa en contra y del Turu Flores que cerró el 5 a 1 final pero lo que nos queda en la retina a todos los fortineros, y al hincha de futbol argentino en general, es ver a Chilavert destrozando la moral de los jugadores de Boca, un solo hombre logró en 3 minutos convertir dos goles y sacar del partido al equipo de Maradona y Caniggia ni mas, ni menos.

Al día siguiente recuerdo ir al colegio y llevar la casaca debajo de la chomba y al primer bostero que intento decirme algo le mostré la V Azulada y empecé a dejarle bien el claro que con Vélez y el Chila no se jodía. ¿Cómo terminó eso? A las trompadas…

Es por eso que año a año te recordaremos Chila, porque no importa el tiempo que pase, no importa el momento en que Vélez y vos estén, siempre habrá que recordar tus hazañas en la cancha porque lo que vos nos distes muy pocos, por no decir ninguno, podrá volver a dárnoslo.

GRACIAS CHILA, GRACIAS POR HACERME FELIZ ESA TARDE Y TANTAS OTRAS, GRACIAS POR HACERME DISFRUTAR DE TU GOLAZO… Golazo que no fue el único del torneo en el Amalfitani porque fechas antes el Mono Burgos estaba “mirando los pajaritos” y no logró ver una pelota que caía envenenada del cielo, envenenada con la pócima del Chila y vio como le convertían uno de los mejores goles de tiro libre de la historia del futbol.

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

maxi@somosvelez.com.ar

EN LA PRENSA POR PRIMERA VEZ

Un día como hoy de 1911, es decir hace 105 años, se escribía en un medio periodístico la primera nota sobre nuestro querido Club Atlético Vélez Sarsfield que en ese momento se llamaba Club Atlético Argentinos de Vélez Sarsfield.

El diario en el cual se publicó dicha nota fue el diario La Mañana en su edición de los días viernes y en la página 12 podemos ver el nombre de nuestra institución plasmado en las páginas de un diario.

Es un texto descriptivo de la historia del Fortín, cuenta cuando fue fundado y de qué modo; además relata cómo fue la historia deportiva del Club durante su primer año de vida y que se dedicó a la práctica del futbol como deporte único del Vélez.

Cuenta las estadísticas del año 1910, donde el equipo de tercera del Club disputó 19 partidos, ganó 14, empató 1 y perdió 4; el de cuarta división jugó 12 ganando 5, empatando 2 y perdiendo los restantes 5.

Nos cuenta que a finales de 1910 el Club pudo expandir sus horizontes instalando nuevas dependencias y reformando la cancha.

Nos cuenta que durante 1911 se vio negada la chance de participar por las finales de la Liga Nacional debido a que se dio por ganado el partido a Sol Argentino debido a malos manejos de la liga. Que para ese entonces el club contaba con la cantidad de 73 socios, un estadio y dependencias para la práctica de diversos deportes.

Además, relata cómo quedó configurada la Comisión Directiva del Club y la Comisión Honoraria. En el texto se encuentran anejadas imágenes del Primer Presidente del Club el Sr. Luis Barredo Cobián y del Equipo de la Tercera División de Vélez Sarsfield.

Siempre es bueno recordar la historia del Fortín y más cuando son detalles lindos que nos alegran el alma fortinera, porque no solo un día como hoy se ganó la máxima de las Copas que podríamos lograr, sino que también por primera vez en la historia fuimos dados a conocer en la prensa argentina.

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

maxi@somosvelez.com.ar

LA VENGANZA SERA TERRIBLE

Un día como hoy pero en el año 1945 los jugadores del Fortín vencieron por 8 a 0 a Independiente en lo que fue la mayor de las goleadas sufridas por el equipo de Avellaneda en toda su historia.

Varios son los rumores y varias son las sospechas sobre el evento que le da lugar al mote de “Venganza” a esta histórica goleada que se dio en el futbol argentino. El Fortín se tomó revancha del certamen de 1940, cuando cayó a la segunda categoría tras perder con San Lorenzo y luego de que Independiente sea derrotado por Atlanta por 6-4, en un partido muy sospechado de arreglo.

La historia nos desliza la posible existencia de una advertencia por parte de los jugadores del rojo a los del Fortín tras haber caído derrotados por 5 a 4 en manos de Vélez por la fecha 30 de aquel torneo lo cual relegó a Independiente de la pelea del Campeonato que disputaba con Boca. “Ustedes ya la van a pagar”, dicen que fue la frase expresada por los enojados integrantes del plantel de Avellaneda.

El 22 de diciembre de 1940, descendimos a Primera B. El descenso se vio consumado tras caer derrotados en la última jornada de aquel certamen, fecha a la que llegamos con chances de salvarnos ya que estábamos 1 punto por encima de Atlanta. En esa fecha finalperdimos como local por 2-0 ante San Lorenzo y, debido a la victoria de Atlanta, perdió la categoría pero es esa victoria del Bohemio lo que hace sumamente sospechoso el descenso del Fortín y el triunfo del conjunto de La Paternal. Y es que Atlanta derrotó a Independiente por 6-4 (ganaba 6 a 0 en el primer tiempo) en un encuentro que siempre fue sospechado por dirigentes, hinchas, futbolistas y periodistas de la época. Durante el entretiempo y la segunda parte, los indignados hinchas del club de Avellaneda reprobaron a sus jugadores y al presidente -Miguel Martinicorena- por haber aceptado un supuesto soborno. De ése partido no participaron dos de las máximas figuras de los Diablos Rojos, Antonio Sastre y Arsenio Erico, lo que aumentó las sospechas. Y como si lo ocurrido no hubiese sido lo suficientemente escandaloso, al poco tiempo Atlanta le cedió sin cargo a Independiente a José Batagliero, uno de sus mejores jugadores.

Todo este contexto pasado hace que los hinchas fortineros que vivieron la peor pagina de nuestra historia hayan disfrutado tanto de la paliza que se le propinó a Independiente ese 18 de noviembre de 1945.

El Fortín, vistiendo la clásica camiseta blanca con la V Azul en el pecho, recibía al conjunto de Avellaneda en su casa, su amado estadio y aprovechó la localía y el aliento incondicional de su gente para firmar una de las páginas históricas del futbol argentino.

El viernes anterior al partido se casó uno de los jugadores del Fortín: Cocellato y el DT Don Victorio Spinetto decidió concentrar a todos los integrantes del plantel en lo que fue la primera concentración de un plantel en la historia de Vélez.

Según cuentan las crónicas y relatos de la época, la lluvia no se prestaba para que el encuentro se disputara pero la AFA determinó que la fecha debía disputarse igualmente. Para colmo de males en el Fortín estaban lesionados Ferraro y Bermudez.

Pero contra todo pronóstico a los 5’ el Fortín se ponía en ventaja, situación que no cambiaría. El primero de los 8 goles lo anotó Di Bella quien repitió a los 29’ y 73’, el 2 a 0 lo hizo Scliar a los 11’ y repitiendo a los 85’ y 90’, los dos tantos restantes fueron de Bottini a los 46’ y de Cano a los 89’. Para colmo de males para Independiente el arquero fortinero, Alberto Martinuzzi, le atajó un penal a José Battagliero, exjugador de Atlanta en ese 1940 y quien pasara al año a las filas de Independiente aumentando más las sospechas de arreglo. Finalizado el partido los fortineros se fueron ovacionados por su público mientras que los del rojo debieron irse consolados por el Fortín tras los silbidos e insultos de sus hinchas.

Una hermosa página en la historia del futbol velezano pero que tuvo como leitmotiv el descenso tras un partido sospechosamente arreglado. La verdad si me dan a elegir prefiero no tener que recordar este partido y que el Fortín no conozca lo que es la sensación de descender de la Primera División del Futbol Argentino.

Maxi Eze Pardo

@Maxi_Piojo

maxi@somosvelezok.com.ar

¡QUÉ ÑAPI CHINO!

¡QUÉ ÑAPI CHINO!

En el día de hoy se cumplen 21 años de la piña que le proporcionó Flavio “Chino” Zandoná a Edmundo, delantero perteneciente al Flamengo, en los octavos de final de la  Supercopa.

El 3 de Octubre de 1995 quedará grabado en la memoria de todos los fortineros y los hinchas del futbol argentino durante mucho tiempo. En dicha fecha, el Vélez campeón de todo visitó al poderoso Flamengo de Brasil, con la obligación de ganar el partido, debido a que en la ida había caído por 2 a 1.

Sin embargo, el Fortín no pudo remontar la historia y en el desarrolló del encuentro, el conjunto local se lució y convirtió tres goles para sentenciar la serie a su favor. Asimismo, sobre el final del partido, en una actitud típica de los equipos brasileros, los jugadores del “Fla” comenzaron a “gastar” y gozar a los visitantes.

En consecuencia, uno de los jugadores de Vélez, Flavio Zandoná no se bancó las cargadas provenientes de su rival y tras un fuerte altercado con Edmundo, no solo respondió el cachetazo recibido, con otro igual, si no que al darse vuelta arremetió con un potente zurdazo que noqueo al futbolista brasilero y desencadenó una batalla campal.

Cabe mencionar que por este hecho, los fanáticos velezanos trasladaron la escena de la trompada del Chino Zandoná a Edmundo a uno de los tantos murales que se encuentran en las calles cercanas al estadio José Amalfitani, en una muestra de argentinismo puro y sobre todo respeto por la V azulada.

Que queres que te diga, yo sé que no está bien. Sé que es una animalada pero decime si alguna vez viste una piña más merecida que esa…

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12