CAMBALACHE

CAMBALACHE

Hoy por hoy, esa es la mejor palabra que le cabe a nuestro Vélez hoy. Una mezcla de varias situaciones y sensaciones, que por momentos te alegra (ej., Rosario Central) y por momentos te deprime (Juventud Unida, Gimnasia y el sábado).

Como se sale? Con TRABAJO, con PICARDIA, y con AUTOCRITICA.

Empecemos: Trabajar en lo táctico y estratégico, manteniendo una estructura o idea y no cambiar a cada rato. Sacando las eventualidades de suspensiones o lesiones, el cuerpo técnico debe encontrar el once e ir perfeccionando lo necesario. Y no mover tanto el equipo. Tanta inseguridad que se transmite desde el banco, se traslada al campo y Vélez lo sufre horrores.

Sigamos: A veces hay que ser picaros, o inteligentes para conseguir resultados. Y más en esta situación en donde los puntos cotizan más que en Wall Street. El partido del sábado es un claro ejemplo. Después del milagroso empate de Tripichio, había que ser picaros, pinchar la pelota y cerrar el partido. Pero hasta eso falto. El segundo gol es la muestra cabal de la falta de inteligencia, por cómo te agarran de contra.

Por ultimo: Reconocer cuando no se juega bien, no debe ser ningún pecado. Al contrario, es saludable admitir cuando uno se equivoca. Ahí falla Christian. No hubo nada bueno el sábado, como para decir que en algún momento del juego, el equipo emparejo el juego, cuando el rival nos supero claramente desde el juego, la actitud y el físico, viniendo ellos de jugar entre semana. La autocritica empieza por casa. Y de ahí empieza todo.

Se viene Racing el sábado. Nosotros, a pesar de los golpes, estaremos presentes. Espero que los jugadores y cuerpo técnico estén a la altura. Porque el tiempo corre y los partidos pasan.
Y la necesidad tiene cara de hereje.

SOMOS VELEZ.

Martin Gabriel Acuña

martin@somosvelez.com.ar

@gordo11875

Deja un comentario