ATACANDO ES MÁS FACIL

ATACANDO ES MÁS FACIL

En ciertas ocasiones los filósofos del fútbol dan un millón de vueltas para explicar qué significa jugar bien. Los directores técnicos tienen ideas diferentes y plasmarlas, en ocasiones, suele ser bastante difícil. Eso sucede con Omar De Felippe, al que le se le puede recriminar claramente que el equipo no demuestra tener un proyecto de juego. Vélez vive el día a día. Cada compromiso es una historia completamente distinta al anterior.

Más allá de tanto palabrerío que se presenta en torno al equipo hay una única verdad irrefutable: los partidos se ganan con goles. Y para lograrlo, hay que patear al arco. Eso es lo que hizo el Fortín frente a Tigre. Después de algunas presentaciones (casi todas) horrorosas, el conjunto de Liniers salió por primera vez en mucho tiempo decidido a ganar y lo consiguió.

La clave del triunfo estuvo en que a los jugadores se los vio más aplomados y aprovecharon como nunca las falencias del rival. Algo que el Matador no hizo, ya que Vélez sigue dejando bastante que desear en la parte defensiva. Nicolás Domínguez, Matías Vargas y Nicolás Delgadillo fueron las figuras de un equipo que volvió a hacer tres goles después de más de un año.

Son incontables las unidades que se dejaron en el camino por salir a “no perder”. Por eso, de ahora en adelante, será momento de apuntar al arco contrario como nunca antes y buscar los 9 puntos que quedan por jugar. Cada partido es una final y la especulación no puede ser una opción. El Fortín llegó a 32 puntos y así se acerca un poco más a los 40 que se necesitan para no comenzar el próximo torneo con la soga al cuello.

Guido De Bella

guido@somosveelez.com

@guidomdebella

One thought on “ATACANDO ES MÁS FACIL

Deja un comentario