APARECE LA IDEA

APARECE LA IDEA
Vélez logró en la última jugada del partido un empate necesario y lógico por cómo se había dado el trámite del encuentro. El Fortín jugó un muy buen primer tiempo y se sobrepuso a estar dos veces abajo en el marcador. Muestra de carácter en Córdoba.
Puede valer muchísimo. Si Vélez comienza a sumar, esta unidad en Barrio Alberdi puede ser el punto de partida del nuevo equipo que el hincha espera ver en cuánto a resultados y rendimiento. Si bien fue solo una muestra de lo que puede dar, el Fortín demostró mucha personalidad para sacar adelante el partido y una importante cuota de fútbol, sobre todo en la primera parte.
Gabriel Heinze declaró en la semana que no iba a modificar la idea. Muchos se alarmaron luego de que Vélez pierda en Liniers con Patronato. Los errores que cometió aquella tarde, sí los modificó. Rompió con la línea de 3, sumó 2 jugadores más al mediocampo y así dejó a Mauro Zárate de 9. Con 3 volantes de buen pie el conjunto fortinero recuperó fútbol y jugó los mejores 45 minutos desde que el entrenador llegó. Si bien esto no quiere decir que el DT no pueda volver a apostar por una línea de 3 en el fondo, sí deja en evidencia que el Gringo trabaja y analiza las fallas que el equipo puede tener. Contra el Patrón la formación táctica fue un espanto. Pero este viernes, con el Pirata, Vélez fue otro y dio un paso hacia adelante.
Amparados por un sistema mejor, el elenco velezano tuvo algunos puntos altos en lo futbolístico y también en lo individual. Luis Abram demostró estar en condiciones de ser el lateral izquierdo. Santi Cáseres recuperó y distribuyó perfecto. Lucas Robertone jugó su mejor encuentro desde que debutó, con una asistencia fenomenal al 9 goleador. Y Mauro, en la posición que mejor entiende, volvió a convertir en el Fortín después de 3 años y medio. Con el movimiento que hizo para marcarle el pase a Robertone dejó en claro una vez más la enorme jerarquía que tiene.
El ciclo de Heinze no es excepción a la regla. Está claro que necesita tiempo para que Vélez juegue cada vez mejor. Pero también está a la vista que al conjunto de Liniers le cuesta mantener el ritmo y la intensidad durante mucho tiempo. El Fortín debe apuntar a que esa presión en campo rival, recuperación rápida y ataques directos duren más de 45 minutos (entre 60 y 70 sería lo ideal).
Vélez arrebató de Córdoba un punto que le estaban sacando en los últimos 15 de partido y que le correspondía por lo hecho en el campo. En una cancha difícil, hizo 2 goles ante un rival que sigue sin perder en Superliga como local y que no le habían marcado ningún tanto en Barrio Alberdi en 7 partidos.
Vélez está vivo. El entrenador debe seguir trabajando muchísimo y también debe continuar corrigiendo cosas. Pero la muestra de hombría de este Fortín en tierra Pirata es para no menospreciarla.
Guido De Bella
guido@somosvelez.com.ar
@guidomdebella