EL ADIOS DEL NUMERO UNO

EL ADIOS DEL NUMERO UNO

Un día como hoy pero hace 12 años el más grande de todos tuvo su partido despedida, la verdad, es raro hablar del partido despedida de alguien que querés ver por siempre dentro de una cancha pero como todo lo bueno tiene un fin la carrera del Chila no iba a ser la excepción.

Fuiste, sos y serás el más grande, el número uno del arco velezano, el acuñador de grandes frases y el icónico “Tú no has ganado nada” y sos y serás mi ídolo Chila. No tuve la suerte de presenciar ese partido y es una deuda conmigo mismo, una deuda que lamentablemente nunca voy a saldar porque el Maxi de 8 años que te disfrutaba con conciencia futbolera me lo reprocha cada vez que puede cuando ve una imagen de aquella tarde noche.

Un partido plagado de figuras, repleto de jugadores de todo el mundo con un pie más que digno para despedirte a vos, al mejor arquero del mundo, al arquero goleador y al arquero más temido en las dos áreas. No me olvido ver hinchadas rivales en silencio al verte patear un tiro libre o un penal porque sabían que era gol casi seguro, que se venía el grito de la hinchada fortinera y el hermoso “CHILAVERT, CHILAVERT”.

Fue una despedida más alegre que la que tuvimos por un partido oficial, ese maldito partido donde defendiste por última vez la camiseta que tanto amas, la camiseta que representaste por todo el mundo y a la que llevaste a la cima del planeta, con la que ganaste todo y con la que te convertiste en ese goleador. No me olvido de ese partido que me revuelve la herida cuando te vi atajar para el Fortín por última vez ante el Maracaibo de Venezuela.

Te acompañaron tus compañeros de ese Super Vélez Campeón, de ese equipo de leones con hambre de más y más, con los que nos dieron las mayores alegrías que los fortineros pudimos tener en nuestras vidas.

Es todo tan hermoso y triste a la vez, esto de hablar sobre tu último partido y de hablar sobre tu carrera repleta de éxitos porque eso es lo que sos vos, un exitoso y siempre vas a merecer que esa bendita estatua algún día acompañe la de Carlitos y el busto de Don Pepe porque ustedes tres son los más grandes hombres de la historia del Fortín.

Tantas son las anécdotas que se pueden contar pero me quedo con una que me contó mi gran amigo y compañero en esta locura que es Somos Vélez, mi hermano Juan Pablo. Es algo que el atesora como nunca nadie, o mejor dicho unos pocos, podrán atesorar y es haberse dado el gusto de compartir esta despedida, de ser parte de esa inolvidable tarde, momentos mágicos que algunos tienen la suerte de vivir y guardar en su corazón para siempre. Y es que este hermano mío tuvo el placer de patearte un penal, se dio el gusto de compartir algo tan único como una cancha con uno de nuestros ídolos y guardarse más de un recuerdo en su retina, algo que seguramente compartirá el día de mañana con mis hijos fortineros (si es que los tengo algún día) y ellos van a escuchar a su tío contarles la anécdota de cómo se dio el gusto de patearle un penal a nuestro ídolo, al más grande de todos, al número 1, al famoso José Luis Chilavert, a aquel que “LO HA GANADO TODO”.

Los años pasan, los recuerdos quedan y el recuerdo que tengo con vos es la foto que logre sacarme y la camiseta Puma del ’98 firmada, ese es mi tesoro más preciado y el que me acompañará hasta el último de mis días.

Gracias Chila, hasta siempre y espero algún día poder verte de nuevo por Liniers porque la gente de Vélez te amará sin importar el pasado reciente porque el tiempo acomoda las cosas y siempre vas a ser NUESTRO CHILA.

Maxi Eze Pardo

maxi@somosvelez.com.ar

@Maxi_Piojo

Deja un comentario