¿ABISMO O SALVACIÓN? ESA ES LA CUESTIÓN.

¿ABISMO O SALVACIÓN? ESA ES LA CUESTIÓN.

En el mundo Vélez se viven horas de incertidumbre para todos los actores que componen dicha institución, en especial para los que sentimos y recibimos cada derrota como si fuera un puñal clavado de lleno en el corazón.

Cuando se conoció el fixture de este campeonato, se supo que las primeras cinco fechas no eran nada accesibles, por lo que la esperanza en cosechar algunos puntos radicó en que los rivales de turno aún no estaban bien armados y consolidados. Sin embargo, los cuatro partidos perdidos sobre cinco disputados, entre ellos dos 3 a 0 consecutivos que terminaron por decantar lo que se temía antes del inicio de la competencia.

Asimismo, la abrupta salida de Christian Bassedas, dejó en evidencia a un equipo sin respuestas ni rebeldía, sin respeto por la V azulada o actitud, con varios jugadores que pareciera ser que no están presentes en los partidos y que nunca salieron al terreno de juego. Futbolistas, que frente a River vez volvieron a demostrar que no están a la altura de lo que es Vélez Sarsfield y del momento nefasto que atraviesa el club.

Si bien, estaba claro que Alberto Fanesi no iba realizar milagros con una semana de preparación, siempre se espera que la renovación genere un cambio de actitud en un equipo golpeado. Pero lamentablemente esto no sucedió y fue más de lo mismo, River nos superó cómodamente porque además de permitírselo, no hubo un planteo para contrarrestar el juego del rival, algo básico para ganar un partido.

Tampoco se entiende, las titularidades de Yamil Asad y Brian Cufré luego de tantos meses de inactividad en Primera División ante un rival complicado en una cancha que a Vélez siempre le costó sumar de a tres. No obstante, las desafortunadas declaraciones de nuestro capitán Fabián “El Poroto” Cubero, el cual aseguró que “el rival jugó con 12”, dejaron a la vista el mal presente del Fortín y la falta de autocrítica en los responsables.

Ahora  el nuevo entrenador Omar De Felippe, deberá enderezar un barco que hoy por hoy se encuentra semi sumergido y no muy lejos del abismo – el descenso futbolístico e institucional- tarea nada fácil. Cuanto tendrás que laburar Omar con este equipo cuasi amateur, desorientado tácticamente, sin una identidad, que no parece tocar fondo nunca y con rendimientos paupérrimos de los protagonistas.

Vélez Sarsfield necesita un golpe de timón en lo inmediato, antes de que sea tarde, que los responsables empiecen a hacerse cargo de este desastre futbolístico, para que se terminen las declaraciones tibias y negadoras de la realidad en los distintos medios de comunicación. Porque si ustedes no se dan cuenta y empiezan a actuar conscientemente a nuestra realidad, nos hundimos todos y es difícil salir del abismo una vez que caes.

En fin, las esperanzas de todos los fortineros para salir de este momento doloroso, están depositadas en Omar De Felippe y su cuerpo técnico, quienes intentarán recomponer a un plantel deteriorado anímicamente, falto de confianza y con la moral por el piso. Es por eso, que nuevamente nos toca a nosotros desde nuestro lado, acompañar a este nuevo proyecto, cada uno con sus opiniones, pero sin olvidarnos que todos somos de Vélez y gritamos el gol en el mismo arco.

Juan Manuel Meza Coronel

jmanuel@somosvelez.com.ar

@MezaJM12

Deja un comentario