21 AÑOS DE GLORIA

A vos no te voy a mentir; la cosa arrancó con nervios desde el día anterior. Muchos nos pasamos la noche en vela para,  bien temprano, prender la tv en canal 9.
Los nervios nos consumían,  vos veías las caras de los nuestros y te juro, que también temblabas. Los veías a los tipos y te declarabas perdedor; grandotes y prolijos. En cambio, los nuestros eran los atorrantes de siempre.
De entrada nomás nos cascotearon el arco de Chila,  la defensa no estaba bien parada y el enorme paraguayo se encargaba de ganarse el bronce eterno. Por todos lados,  aparecían jugadores del Milán para probar si era cierta la fama ganada por ese tipo recio que gritaba desde el arco. Hacía un rato que el Turco había desparramado a Baresi de un culazo y ahora el medio de Vélez conseguía tener la pelota un poco más. El pulpo Negro cortaba y dejaba que Bassedas y Basualdo empezaran a sacar chapa.
Hasta que apenas empezado el segundo tiempo,  José Luis Félix Chilavert metió un pelotazo cruzado hacia la derecha por donde entraba Pepe Basualdo que dominó y sacó un centro llovido al área donde lo bajaron al Turu Flores. ¡Penal para Vélez, carajo!  Y ahí fue Trotta, que fuerte y al medio puso en ridículo a Sebastiano Rossi.
A los pocos minutos, vino el famoso pase atrás de Costacurta,  que el Turco pillo fue a buscar y con la media vuelta menos estética de la historia selló el resultado final.  Y te digo que lo selló porque el Milán quedó muerto. No podían entender cómo un “equipito de barrio” les arrebataba la Intercontinental.  No podían comprender eso, que Eduardo Rafael en el Gráfico llamo El barrio que derrotó un imperio”; donde le explicaba a Berlusconi que Vélez venía de un barrio de Buenos Aires llamado Liniers y que tuviera cuidado porque en Buenos Aires los barrios tenían ALMA.
Allá llegó el pitazo final y se desató la locura en Tokio mientras que en Buenos Aires arrancamos la caravana al Amalfitani,  donde nos encontramos todos,  donde nos abrazamos,  donde lloramos juntos,  porque de una vez por todas se había dado eso que cantábamos “El barrio del campeón del mundo se llama Liniers”.

Espero que a vos que lo viviste junto a mí,  este recuerdo te haya emocionado tanto como a mí. Espero que a vos que no pudiste vivirlo te hayas sentido, aunque sea por un rato, en mi piel. Porque en definitiva,  ese día festejamos por los que estábamos,  por los que ya no estaban y por los que iban a venir.

Salud Vélez.

Juan Pablo Muzzio

juanpablo@somosvelez.com.ar

@jpmuzzio72

2 thoughts on “21 AÑOS DE GLORIA

  1. Posible contener esa lagrima piantada con semejante recuerdo, del Liniers al mundo y del mundo a la vitrina.
    Como Chila no va a tener un lugar en nuestra casa y en nuestros corazones……
    Gracias amigo por tan hermoso y eterno recuerdo. Un enorme abrazo……

Deja un comentario